Los gastos hormiga y la receta definitiva del ahorro para el nuevo año.Tiempo de lectura 6 minutos

Por Marta Moreno
0 Comentario
Índice

En nuestros últimos posts te hemos ofrecido claves para que comiencen a florecer tus finanzas personales. A estas alturas seguro que ya tienes claro que el éxito financiero no empieza por los ceros de tu nómina, sino por poner orden en casa: en tu cuenta corriente y en tus gastos. 

Ni la subida de sueldo de tus sueños más locos es capaz de hacerle frente a una economía caótica en la que no se distribuye el presupuesto en categorías de gasto, se diseña un plan para evitar el despilfarro innecesario y se empieza el mes ahorrando una parte de la nómina que tanto te alegra el fin de mes. 

Si ya has superado tus reticencias iniciales al ahorro, habrás experimentado que ese miedo a lo desconocido desaparece en cuanto te pones manos a la obra a hacer los deberes. Somos capaces de crear hábitos mucho antes de lo que pensamos, tan pronto como tu mente entre en piloto automático en cuanto al ahorro (con lo bien que se nos da ir en piloto automático, ¡por fin sirve para algo de provecho!), ¡ya no habrá quien te pare!

Es probable que te hayas propuesto acabar el año en equilibrio y proyectando prosperidad. Hay que ir encauzando el año que empieza con los propósitos bien claros y listos para recoger toda la siembra del 2020, ¡que lo nuestro nos ha costado! 

 

La receta del éxito para el 2021

combate los gastos hormiga

¿Tienes lista tu estrategia para aprovechar mejor tu dinero? Pues diseña tu propia receta para el ahorro de 2021 en base a nuestras recomendaciones para un muy próspero año nuevo:

1. Elige uno de los mejores métodos de ahorro según los expertos;

2. Descubre cómo ahorrar hasta en cinco ámbitos diferentes de tu vida con  los pequeños gestos de cada día; y 

3. Lleva las riendas de tu cuenta corriente haciendo un seguimiento de todo lo que entra y sale en ella con una hoja de cálculo en excel

Ya sabes que los pequeños detalles suelen ser más importantes de lo que parecen. Has creado un plan fantástico y personalizado, así que ahora vamos a ponerle la guinda al pastel. Igual de importante que conocer tus gastos fijos mensuales y hacerlos lo más eficientes posibles, es hacerte cargo de tus gastos hormiga. Si nunca has oído hablar de ellos, no significa que no estén haciendo mella en tu bolsillo, porque hacen buen honor a su nombre en todas las economías, te lo aseguramos. 

Como las hormigas, que son muy pequeñas, silenciosas y se meten por los huecos más recónditos y finalmente siempre encuentran la entrada al tarro de miel y…¡te lo arruinan todo! Los gastos hormiga son tan pequeños que probablemente no les hayas prestado atención en el día a día, pero sin que lo sepas están consumiendo una parte muy considerable de tu presupuesto, ese que tanto te estás esforzando en estudiar. ¿Vas a dejarles salirse con la suya?

 

Guerra a los hormiga, sígueles el rastro

tus hábitos de consumo

Los gastos hormiga son todos aquellos pequeños gastos que haces en el día a día y que generalmente son evitables, porque responden más a un capricho que a una necesidad, y les damos rienda suelta sin pensarlo demasiado. Los ejemplos de gastos hormiga más comunes entre los animales de nuestra especie, con sus correspondientes excusas, son los siguientes:

 

  • El café en el bar a media mañana: ¡necesito reactivarme!
  • Comer de menú con los compañeros: así comentamos a gusto las jugadas de la mañana en la oficina.
  • La chocolatina de la máquina: menuda tarde llevo, ¡me merezco un minipremio! A ver si me va a dar una bajón de azúcar…
  • La caña al salir de trabajar: ¡ahora toca desestresarse un poco!
  • El paquete de tabaco: el año que viene lo dejo fijo.
  • El taxi de vuelta a casa: menuda paliza hoy en el curro, por un día que me pegue el lujo…
  • Las rebajas que salen como setas: ¿3 artículos por solo 10 euros? ¡Tengo que aprovechar!

 

¿Has contado cuánto se te va en estos gastos? ¿Y cuántas veces los repites a la semana? Probablemente sean solo unos pocos euros cada vez, y pienses que no te van a sacar de pobre pero ¿te animas a sumarlos? Puede que el resultado te dé para hacerte una escapada de fin de semana en solo un par de meses…

Pero, es de humanos tener caprichos, ¿no? ¡Por supuesto, nos unimos al club de los caprichosos! No queremos que te fustigues ni que dejes de permitirte un premio de vez en cuando, lo que hay que hacer es un recuento de esos gastos hormiga que hacemos a diario y buscar una alternativa para que no se conviertan en una pelirosa costumbre, ¡necesitas un plan! No tardarás mucho en darte cuenta de la cantidad de monedas que te has ahorrado en gastos superfluos y que podrás invertir en algo realmente importante o que te haga más ilusión.

 

No hay problema sin solución, ¡solo necesitas un plan!

gastos hormiga aprende ahorrar

¿Quieres hacerle frente a los gastos hormiga de una vez por todas? Nosotros te proponemos lo siguiente para desterrarlos de tu día a día:

1. Haz tu propia lista, ¡identifícalos! Y, si consideras que alguno de ellos no es tan superfluo como pensabas y lo necesitas de verdad, inclúyelo en tus gastos fijos para tenerlo registrado.

2. Busca alternativas para combatirlos: en general muchas de estas pasan por llevarte la comida de casa (cúrrate una comida bien rica para tener menos tentaciones de salir a comer fuera), algo para picar entre horas que te motive, tomar el café en la oficina, y en general no darle rienda suelta a los deseos con forma de máquina de vending

Trata de entretenerte con otra cosa: cómete una fruta antes de caer en la tentación para evitar la excusa del hambre o bebe un té para entretenerte. Normalmente lo de picar entre horas es más aburrimiento que otra cosa.

¿Has tenido un día duro en el trabajo y te entran tentaciones incontrolables de cogerte un taxi? Si quieres relajarte de verdad, cálzate tus zapatillas de runner a la salida del trabajo, ponte tu playlist de venirte arriba y vuélvete andando a casa. Cuando hayas llegado se te habrán olvidado los problemas y estarás con el cuerpo y la mente relajados y listos para dormir profundamente.

1. Antes de comprarte un capricho piensa si de verdad lo necesitas, te sirve, o si lo haces para levantarte el espíritu tras un día duro. ¿Puedes sustituirlo con otra cosa que también te anime y no implique dinero? ¡Prueba a intentarlo! 

2. Una vez identificados los gastos hormiga, si no puedes evitarlos, inclúyelos en tu presupuesto de gasto personal de ocio mensual (¡revisa los posts que te recordábamos más arriba!).

3. ¿Has conseguido superar la tentación de un gasto hormiga? ¡Enhorabuena! Puedes celebrarlo metiendo ese dinero que no te has gastado en tu hucha para ese proyecto de futuro para el que estás ahorrando. 

Es oficial: lo tienes todo listo para empezar el año con un plan de ahorro infalible, porque está hecho a tu medida para que no te cueste nada ponerlo en práctica en el día a día. Prepárate, 2021…

Artículos Relacionados

Deja un comentario