¿Quieres ahorrar dinero de una vez por todas? Descubre nuestros 5 métodos de ahorro definitivosTiempo de lectura 11 minutos

Por Marta Moreno
0 Comentario
Índice

¿Qué significa para ti ahorrar? ¿Es ese concepto manido y lejano que relacionas con hacerse mayor y que hoy por hoy no encaja en tu vida? ¿Es ese anhelo y a la vez frustración que sientes que no está al alcance de tu mano? ¿O lo relacionas con vivir una vida llena de restricciones y cero diversión?

Pues libera tu mente, porque no es nada de eso. Ahorrar dinero no tiene por qué ser un trauma, un agobio ni un imposible reservado a los afortunados que ya tienen dinero. Más que todo eso es una liberación, un puente al futuro que te libera del consumismo automático al que a veces nos vemos sumidos en el presente.

Ahorrar dinero también es aprender a organizar todos los aspectos de tu vida de la forma más eficiente para sacarles el máximo provecho. No desperdiciar el dinero, ni cualquier otro recurso, no tiene que ver necesariamente con la escasez y la privación, sino con alcanzar el equilibrio para dedicar a cada parcela de tu vida la energía necesaria. Ni más, ni menos.

 

Redefine el concepto de ahorro

ahorrar es controlar tus gastos

Por eso, si nos preguntas, ¿qué significa ahorrar? Para nosotros, significa encontrar un equilibro entre tus necesidades y tus recursos de manera que puedas invertir tus excedentes en proyectos de vida que realmente te llenen de satisfacciones a largo plazo. Es cumplir un sueño que es importante para ti, es invertir en formación, es cuidar de los tuyos o en tener ese colchón que te da seguridad para hacer frente a lo que pueda acontecer en el futuro. ¿Hace falta vivir como un monje para ello? Ya te lo decimos: ¡en absoluto! 

Como toda disciplina, el ahorrar tiene su técnica, y uno no nace sabiendo. Es muy fácil perderse en la inercia del día a día y dejarse llevar por el placer del aquí y el ahora, pero eso no suele llevar de la mano demasiada tranquilidad ni calidad de vida. ¿En qué consiste el ahorrar, entonces? En conocer sus secretos, automatizar tus pautas de ahorro, y poner tu atención y energías en seguir disfrutando de lo que venga. ¿Te apuntas? ¡Te lo contamos!

 

Encuentra tu método y lánzate a ahorrar como si hubieras nacido sabiendo

ámbitos en los que ahorrar dinero a diario

Habrás oído miles de veces eso de que cada maestrillo tiene su librillo, y cuando de ahorro se trata, también es cuestión de gustos y colores. Lo que le funciona a tu colega o a tu madre no tiene por qué funcionarte a ti, así que, antes de nada, tienes que conocer tus hábitos de consumo, tus necesidades y puntos débiles para establecer un plan de ahorro. 

¿Quieres partir del nivel cero? Pues empieza por hacerte una hoja de cálculo en excel para apuntar y conocer tus hábitos de consumo mes a mes. El método infalible que te pone cara a cara con tu cuenta corriente. Nosotros te lo contamos en este post.

Desde luego que puedes diseñarte tu propio plan de ahorro, y hay muchas opciones ahí fuera, pero nosotros hemos querido recopilar el top cinco, los métodos más laureados y celebrados por ahorradores empedernidos para que no pierdas ni un minuto de tu tiempo ni de tus ganas, y te pongas manos a la obra a la de ya.

 

1. El método 50/20/30

ahorrar teletrabajando

Uno de los clásicos problemas a la hora de ahorrar es que lo dejamos al final de la lista, ahorramos pasivamente eso que no nos hemos gastado durante el mes, y por lo tanto es más una cuestión de suerte que de control por nuestra parte. 

¿El segundo problema? Que el dinero tiene esa peculiar capacidad de esfumarse ante nuestros ojos no sabemos muy bien en qué. ¿Solución? Dividir tu nómina en tres partidas de gastos para encontrar el equilibrio y planificar el ahorro de antemano, no dejarle solo las sobras…

El plan es que dediques:

  • El 50% de tu nómina a tus gastos fijos mensuales, los que son inamovibles y previsibles: piso, gastos de suministros, compra del supermercado y transporte son los habituales. 
  • El 20% de tu nómina al ahorro. Así, sin dolor. Apártalo de tu vista y no cuentes con ello, ojos que no ven…puedes programar una transferencia periódica a tu cuenta de ahorro a principios de mes para que no te entren tentaciones ni despistes desafortunados.
  • El 30% restante…¡para disfrutar! Porque no pretendemos que te entretengas todo el mes mirando los ceros de tu cuenta. Utiliza este 30% para vivir la vida como tú te mereces y como más te guste. Come fuera, ve al cine o haz papiroflexia con tus billetes, ¡tu eliges!

 

2. El método Harv Eker

tus hábitos de consumo

Por si no te suena de nada este nombre, es el de un empresario y escritor canadiense cuyas teorías sobre la economía y el ahorro están basadas en la existencia de creencias previas en cada individuo sobre su éxito financiero. 

Eker plantea darles la vuelta, y que es posible cambiar nuestra mentalidad al respecto para generar riqueza. Sus teorías defienden el tomar las riendas y aumentar tu motivación como la respuesta para desarrollar tu mente millonaria y mejorar así tu relación con el dinero. Según esta teoría todos somos millonarios en potencia, pero vamos a ver, de momento, cómo funciona el método de ahorro que nos propone. 

Según este, deberás destinar:

  • El 55% de tus ingresos a los gastos fijos del día a día y que se repiten cada mes, como el pago de tu vivienda y las facturas, la compra, el transporte…igual que en el caso anterior.
  • Un 10% irá directamente desterrado a una cuenta corriente secundaria, porque será la cantidad con la que no podrás contar, ya que corresponde a tu ahorro mensual preestablecido.
  • Otro 10% servirá para que inviertas en tu formación. Da igual que se trate de punto de cruz, alineación de chakras o un máster en protocolo, sea lo que sea que te haga progresar personal o profesionalmente. Suena bien, ¿no?
  • Deberás destinar un 10% más para inversiones a largo plazo. Puede que aún no la tengas decidida, pero si mañana necesitas comprarte un coche o decides viajar a Indonesia a la próxima oportunidad, será de este apartado del que obtendrás los fondos necesarios.
  • El último 10% es el que más te va a alegrar, sin duda. Es el destinado a la diversión y el esparcimiento y constituye la mitad que en el método anterior, así que, si te decantas por este, utilízalo sabiamente.
  • Tras tanta división aún nos resta un 5%, que está reservado a causas benéficas. Tú eliges cuál, pero ayudar al prójimo siempre debe estar en la mente del millonario, según Eker. Lo cual, por cierto, nos parece un combo genial. 

 

3. El reto de las 52 semanas

ahorros e inversión

Este método te va a gustar por dos razones

  • Es muy fácil de automatizar, apenas tendrás que echar cuentas ni pensártelo, y a final de mes cuando rompas tu cerdito, lo habrás cebado con nada menos que 1.358 euros. ¿Suena bien o suena bien? ¡Pues es además superfácil!
  • Solo necesitas una cuenta en la que ir separando tus ahorros a la que no tengas fácil acceso, por si te flaquean las fuerzas. Allí irás depositando 1 euro la primera semana, 2 la segunda, 3 la siguiente, y así hasta completar las 52 del año. Esta última habrás destinado esa misma cantidad, 52 euros, a tu cuenta de ahorros. 

Esto puede parecer algo elevado, ahora que la miras desde la casilla de salida, pero para cuando llegue el momento ya tendrás el método más que automatizado, y te invadirá el orgullo al conseguir tan suculento objetivo. 

¿Buscas un extra de motivación? ¡Dale la vuelta! Empieza por lo más difícil, como con los deberes del cole: 52 euros en la primera semana que irán decreciendo hasta terminar el año con 1 euro de ahorro. Mientras tanto, tendrás todo el año para darle las vueltas que haga falta a qué vas a hacer con tu pequeña gran fortuna.

 

4. Kakebo

Interes compuesto

Como habrás podido deducir por el nombre, este método de ahorro viene del lejano Japón, aunque a alguno le suene más a chino…y fue creado a inicios del siglo pasado por la periodista Motoko Hani, fundadora de la revista en la que trataba de empoderar a la mujer nipona de la época para llevar un mayor control de la economía doméstica y seguirle el ritmo al proceso de modernización que estaba teniendo lugar en dicho periodo.

El método fue toda una revolución y una herramienta de las buenas, tanto que ha sobrevivido al tiempo en su formato original, aunque hoy en día exista también en versión app

Su clave está basada en la honestidad con uno mismo, y eso pasa, según el método, por apuntar absolutamente todas las cantidades que entran y salen al mes en nuestra cuenta corriente: desde tu salario y el euro que te has encontrado en la acera o cualquier ingreso extra, hasta la carcasa de móvil de 3 euros que te has pillado en Aliexpress o el pago del seguro del coche. 

Deberás ir anotando todos los movimientos en las categorías que planteó Motoko Hani, a saber: supervivencia, ocio y vicio, cultura y extras. De esta manera te enfrentas día a día a tu economía doméstica sin opción de mirar para otro lado. Te fijas tus metas de ahorro, haces la resta de ingresos menos gastos, y ves qué categoría se te va de madre. 

¿La única pega? Que necesitas mucha constancia para asegurar la eficacia del método y no caer en el autoengaño, aunque un truco es que puedes ir guardando tus tickets de la compra y concentrar el registro semanal en un solo día.

Aún se venden los cuadernos Kakebo, una mezcla de agenda y calendario lleno de cerditos y lobos feroces, símbolo del futuro y la prosperidad por un lado y los gastos por otro, para alegrarte la tarea.

 

 5. Objetivo ahorro: !!! euros

ahorrar en caprichos

Preferimos no alentar las mentes fijando una meta o posibilidad de ahorro absoluto, pero lo que está claro, es que se puede ahorrar considerablemente al mes solo con tener el modo ahorro ON. 

Esto no implica vivir cual ermitaño, pero en el día a día derrochamos grandes cantidades de dinero por pura inercia, es la realidad. 

Pregúntate:

  • ¿Cuántas veces comes de restaurante en el trabajo solo porque te lo ofrece algún colega? ¿Tienes adicción al café de por la mañana o al picoteo entre horas? Conócete y adelántate, llévate la merienda al trabajo o siempre algo encima a lo que hincarle el diente. Si no, las probabilidades de que caiga un bollo más días que menos son muy altas, con las consecuencias que eso tiene para tu salud y tu bolsillo.
  • ¿Cuál es la mensualidad que se lleva el gimnasio por correr en la cinta cuando podrías estar corriendo al aire libre o siguiendo entrenamientos online en casa o con amigos?
  • ¿Cuántos años llevas con la misma compañía de teléfono sin que te revisen la tarifa? Actualmente hay más opciones que dedos de la mano y de los pies para encontrar opicones más ajustadas a tus necesidades. Y esto va también por los suministros de tu casa. A veces nos puede la pereza, pero en ocasiones podrías ahorrarte un porcentaje sorprendente, solo dedicándole algo de tiempo a investigar y hacer la gestión.
  • No derroches en suministros del hogar. Cierra el grifo, apaga la luz, baja la calefacción, lleva bien la lavadora y el lavavajillas, no tires comida…¿te parece que estás viviendo una regresión a la infancia? Pues eso es porque los padres son tremendamente sabios, aunque nos de rabia reconocerlo. Derrochar en estos casos no es calidad de vida ¡es pura vaguería!

¿Quieres aún más trucos para reducir tus gastos de hasta cinco ámbitos diferentes del día a día? Pues saca papel y boli para tomar notas, porque te vas a volver experto con este post escrito para ti al respecto, ¡no te lo pierdas! Elige el método que más encaje con tu ritmo de vida y tu personalidad y verás que lo automatizas enseguida y tus ahorros empiezan a hacer montañita en el banco antes de lo que imaginas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario