Espíritu “Aquí y ahora”, descubre las bondades y los secretos del ahorroTiempo de lectura 4 minutos

Por Marta Moreno
0 Comentario
Índice

Liquidez, ¡divino tesoro! Si esta frase te resuena, bienvenido a este, ¡tu perfil! Si no tienes muy claro lo que implica la liquidez en tu vida, sigue leyendo, te damos la bienvenida también. 

Cada persona tiene una situación particular con el dinero pero, ¿sabes qué? Que en el fondo no es tan diferente a muchas otras, la mayoría gastamos y ahorramos de formas similares, siguiendo unos patrones. 

Vamos a profundizar en los aspectos financieros que probablemente estén dando forma a tu relación con el dinero para deconstruirlos en piezas más pequeñas que podamos reordenar y así hacerla mucho más eficiente, fructífera y placentera. Deja de pelearte con el dinero y la economía de una vez por todas, pásate a su bando definitivamente y empieza a controlar tu dinero, en lugar de que este te controle a ti. ¡Empezamos!

 

Empecemos a conocer la palabrería financiera

berta ventana

Como te íbamos diciendo, ¡divina liquidez! ¿Que a qué nos referimos exactamente con eso de la liquidez? Pues al dinero contante y sonante con el que puedes contar para afrontar todos tus gastos del mes, el que tienes disponible esperando a ser gastado a golpe de tarjeta, efectivo o transferencia. Ese que parece que se nos escapa entre los dedos según avanza el calendario sin que apenas nos demos cuenta.

 

Dime cómo consumes…

gastos primer perfil

Y tú, ¿qué haces con toda esa liquidez?

“Disfrutas del subidón que te da gastarlo en ese nuevo modelo de tu móvil preferido que acaba de salir al mercado, de salir a cenar o de copas con amigos siempre que se presenta la ocasión y de pegarte una tarde de compras cuando sientes que te mereces un premio. ¿A quién no le gusta gastarse el dinero en esas cosas? ¡La vida está para disfrutarla hoy! Y mañana Dios dirá…¿para qué están los créditos?”

“¿Consumismo? ¿Qué es eso? Tienes el dinero justo para hacer frente a tus gastos del mes y te da para pocos caprichos. Tu familia depende de tu sueldo y lo que consigues reservar a fin de mes te permite hacer algún plan chulo con ellos, que bastante te aprietas ya el cinturón y bastante tienes con todo lo que curras y recortas por todos lados. Tampoco eso te iba a dar para ahorrar mucho…y para invertir menos, eso es para los que les sobra el dinero y se pueden permitir no necesitarlo.”

Dos mentalidades bastante diferentes pero con algunos denominadores comunes: vivir al día y no poder ahorrar o…¿no saber cómo hacerlo? El dinero de la nómina es el que es, de eso no hay duda, pero ¿te has planteado que podrías aprender a gastarlo de forma más eficiente? Incluso dándote algún capricho para animar el espíritu, que nos hace falta a todos. 

El que no se te acumulen los billetes en el banco a día 30 no significa que no tengas posibilidad de hacer por que eso empiece a ocurrir, y tampoco que tengas excusa para no interesarte por cómo gestionarlo mejor, sea la cantidad que sea. ¡Porque se puede!

 

…y te diré cómo ahorrar

Nos encantaría inocularte la sapiencia sin dolor y sin demora, pero para que además te quede la motivación y satisfacción del reto conseguido con el sudor de tu frente (sudor que no sufrimiento), en su lugar e vamos a dar: 

  • Trucos para ahorrar en tu vida cotidiana y herramientas que te lo faciliten sin deprimirse en el intento,
  • Conceptos básicos de educación financiera que te ayuden a entender productos o servicios a tu disposición que te introduzcan en la senda del ahorro 
  • Todo lo que necesitas saber Aquí y ahora para adentrarte en ese mundo paralelo y misterioso de los préstamos y créditos de los que, sí, tú también puedes sacar provecho.

Entender cómo ahorrar unos pocos euros más al mes es solo el comienzo para que se apodere de ti una nueva mentalidad: la de la eficiencia económica. Porque comienzas una carrera de fondo en la que cada euro desperdiciado puede sumar mucha felicidad y multiplicarse en el futuro si aprendes a gastarlo mejor. Antes de que te des cuenta empezarás a mirar a tu alrededor con otros ojos y a ver posibilidades donde antes solo había porcentajes y comisiones que parecían jugar en tu contra.

El saber no ocupa lugar y además es gratis, empieza a acumularlo y a generar tu propio cambio económico. No te lo pienses, ¡te acompañamos!

Artículos Relacionados

Deja un comentario